Asiste Raúl a fiesta por la vida en la Escuela Solidaridad con Panamá

Cuando el Comandante en Jefe Fidel Castro inauguró la Escuela Solidaridad con Panamá, el 31 de diciembre de 1989, manifestó su certeza de que el centro sería una obra de infinito amor, donde primaría la solidaridad.

Y hasta esa casa grande, situada en el municipio habanero de Boyeros, donde reciben atención especial niños con limitaciones físico-motoras, llegó en la noche de este miércoles el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz para compartir con los profesores y padres de un grupo de adolescentes que arriban a los quince años de edad.

Para estos jóvenes llegar a una ocasión tan especial como esta significa haber librado una dura batalla por la vida, en la cada año representa una victoria.

Así que Raúl asistió a una fiesta por la vida que comenzó con las sentidas palabras de la directora Esther La O Ochoa. Profundamente emocionada recordó que Fidel fue y será el padre de la educación especial en Cuba.

La reconocida pedagoga agradeció a Raúl por la inmensa sencillez de compartir una noche especial con los alumnos del centro.

Veinte varones y dos niñas arribaron a los quince años, la edad de los sueños y esperanzas. La mayoría de ellos asistieron a la fiesta colectiva en su sillón de ruedas, pero con una buena parte de sus metas cumplidas y la satisfacción de haber nacido en un país donde la Revolución prioriza la atención a los infantes discapacitados.

El encuentro de este miércoles entre los quinceañeros, sus padres, familiares y maestros mostró que probablemente lo más humano de la obra educacional cubana lo exhibe esta escuela, institución que ha conquistado un enorme prestigio internacional.

Raúl saludó a los niños, los besó, cargó en sus brazos a los más pequeños, se tomó varias fotos y aseguró que cada día admira más a Fidel, porque en 1989, en difíciles condiciones, creó una escuela como esta.

“Esta es una de las obras más hermosas, bonitas y justas de la Revolución”, aseguró el presidente cubano.

El breve, pero emotivo mensaje transmitido por Raúl, fue símbolo de la grandeza de una Revolución auténtica que pese a las carencias materiales, preserva los derechos de sus pueblo, especialmente de sus niños.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s